Psicología de las formas ¿Que es?

El diseño gráfico y la psicología de las formas.

Cuando hablamos de diseño gráfico, nos referimos a muchas áreas diferentes, pero todas coinciden en que debe existir estética y significado. Es decir, que todo aquel elemento que se usa debe tener una razón y un por qué, ya que se debe ser consciente de la existencia de la psicología de las formas, colores, etc.

Cualquier cosa empleada en un diseño como los colores, las formas geométricas, símbolos, tipografías, etcétera; siempre deben usarse en base a un objetivo o una finalidad; deben representar algo y significar.

Todo depende de que objetivo se tiene, del mercado al que va dirigido, pero sobretodo, de lo que se quiere dar a entender entre líneas; ya que psicológicamente, sin que nos demos cuenta, cada cosa tiene una proyección distinta en la mayoría de las personas y ello puede significar el éxito o el fracaso de toda una empresa o de una marca.

Sobre todo por ejemplo, en el caso de la identidad de marca. Lo que ella deba representar se dará por medio del uso de los trazos, posiciones, colores, etc.

Psicología de las formas y su significado.

Vamos a enfocarnos un poco en la psicología de las formas, ya que por más que sepamos que existen básicos geométricos, símbolos, signos, formas abstractas y un sinfín de diversidad en ellas, no se trata solo de escoger aquella que creemos que se ve mejor, o peor aún, de seleccionar la que más nos gusta; sino que, se trata de utilizar la que mejor refleje la identidad y el significado de la marca, la que describa sin palabras la misión y visión de la empresa y la que describa algún aspecto prioritario de la misma.

Algunas de las formas básicas y su significado psicológico en general son las siguientes:

El círculo, formas redondas o curvas.

Es una de las formas más utilizadas y más versátiles. Es considerado como la forma de formas, ya que de él se extraen todas las demás. Es símbolo de lo divino, lo sagrado y la perfección por lo que puede representar a Dios, el todo y el universo.

Lo que da a entender psicológicamente es continuidad, unidad, protección, perfección, calidez, confianza, feminidad, armonía, creatividad, etc.

Cualquier curva se relaciona con sensualidad, feminidad y suavidad.

Tiene muchos usos ya es una forma muy flexible, se presta para elementos que quieren reflejar confiabilidad, apoyo o amistad, naturaleza, vida, ciclos continuos, etc.

El cuadrado.

Su forma natural refleja solidez y estabilidad, además de seguridad, honestidad, orden, resistencia, formalidad. Es una forma masculina y se relaciona también con cosas de tecnología.

Representa algo real, frío, verdadero y con rectitud.

Si se usa como rombo, representa todo lo contrario, inestabilidad, incertidumbre, provisionalidad, temporalidad.

Triángulo.

En el caso del triángulo, es muy variable el significado dependiendo de la forma en que sea colocado, ya que de forma natural puede representar al agua, vitalidad y transformación constante.

A su vez denota soporte, dirección, conducción, divinidad, crecimiento, poder, energía, inspiración, eficiencia, etc. También puede hacer que la mirada vaya a cierta dirección, ya que funciona como una flecha. Pero si se pone con la punta hacia abajo, significa caída o retroceso.

Espiral.

Sobre ésta forma existe un trasfondo muy complejo que hablaremos a detalle en otro artículo, pero si nos enfocamos en él de forma sencilla, podemos decir que significa vitalidad y energía, sobretodo se relaciona con la energía curativa.

Psicológicamente transmite continuidad, trascendencia en espacio y tiempo, imaginación, creatividad, ilusión, vitalidad y excelencia.

Se debe tener cuidado al usarlo, ya que si se utilizan varios podría ser un problema.

El corazón.

Significa obviamente el amor, pero también la felicidad, unión y el sol.

Psicología de las líneas

La línea.

Como su descripción lo dice, una línea es el resultado de una sucesión de puntos, los puntos, son círculos, así que con ello reforzamos el punto anterior.

Una línea refleja algo dependiendo de las características del trazo con que se realiza, es decir, puede significar equilibrio, cooperación, balance, fuerza, progreso, confianza, estabilidad, dinamismo, crecimiento, regreso, etc.

Líneas finas: Delicado, simple, ligero, sensual.

Líneas gruesas: Impacto, fuerza, energía.

Líneas rectas: Tranquilo, estable, seguro, pasivo.

Líneas curvas: Elegante, suave, vital, sensual, femenino.

Líneas diagonales: Ascendencia y descendencia, movimiento, dinamismo.

Líneas largas: Experiencia, vivacidad, longevo.

Líneas cortas: Juventud, firmeza.

Líneas horizontales: Estable, reposo, calma, paz.

Líneas verticales: Activo, veloz, elevación, simetría, equilibrio.

Podríamos continuar y continuar ya que existen diferentes atributos y muchas formas a las cuales dárselos, pero la idea es que al momento de utilizar alguna figura o forma en cualquier tipo de diseño sobretodo en un logotipo, seamos conscientes de qué queremos reflejar con ellas.

Para lograr dar una perfecta referencia y así atraer a quienes buscamos y no al mercado equivocado.

También te puede interesar ¿Que es un logotipo?

También te puede interesar: La psicología de la Gestalt (también psicología de la forma o psicología de la configuración)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *